Marca Informativa CBA

junio 17, 2024
Generic selectors
Coincidencia exacta
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors

Mujer de Coronel Moldes quedó en silla de ruedas tras vacunarse y demanda a AstraZeneca por $125 millones

La mujer, de 39 años, presentó la denuncia en la Justicia Federal de Río Cuarto, la primera en su tipo en todo el país. Se aplicó la dosis el 4 de enero de 2022 y ese día ya no pudo caminar.

El 4 de enero de 2022 Flavia Ochoa fue hasta el vacunatorio de Coronel Moldes para aplicarse la tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19. Las dos primeras habían sido de Sinopharm y no le generaron ninguna reacción secundaria. Esta vez le tocó AstraZeneca y poco después de su aplicación comenzó un calvario que aún padece.

Desde ese día ya no pudo volver a caminar, los dolores se multiplican y por momentos se vuelven insoportables. Fue un antes y un después en su vida, que transcurría entre su familia, con su hijo de 5 años y su pareja, y el trabajo en una panadería de la ciudad, al que nunca más pudo volver. No tiene dudas de que lo que le ocurrió fue consecuencia de la vacuna contra el Covid-19.

Por eso radicó una denuncia en la Justicia Federal de Río Cuarto, que es la primera a nivel nacional de esas características contra AstraZeneca, que hace justamente una semana anunció que retiraba del mercado sus vacunas. La denuncia, a la que tuvo acceso este diario, incluye también al Estado nacional (particularmente a la Anmat) y supera los 125 millones de pesos en total.

Los detalles de la demanda

El escrito plantea la demanda “por los daños y perjuicios ocasionados como consecuencia de Síndrome de Guillain Barré post vacuna contra covid 19, inoculada con fecha 04/01/2022”, indica la presentación realizada en el Juzgado que conduce Carlos Ochoa.

Luego, la denunciante detalla lo que le ocurrió aquel 4 de enero: “A las 19:30 del mismo día comencé con calambres fuertes, se me aflojaban las piernas, luego me tuve que acostar temprano por los fuertes dolores que padecía, al otro día no pude ponerme de pie, me caí en peso muerto, tuvo que levantarme mi pareja. Consultando a mi médico de cabecera, la doctora me dijo que podía ser un efecto adverso de la vacuna que me había inoculado, pues cuando acudí al hospital de mi pueblo (Coronel Moldes) me confirmaron que se trataba de una reacción a la vacuna y me suministraron decadrón y diclofenax, ello para mitigar por el fuerte dolor que sufría”, relata la denunciante en el expediente.

Sin mejoras, el 10 de enero de 2022 Flavia fue derivada a un sanatorio privado de Río Cuarto donde le realizaron múltiples estudios y le diagnosticaron “síndrome de Guillain Barré con cuadriparesia”. Allí le advirtieron que al menos permanecería dos meses en silla de ruedas.

“El Estado nacional es el que debe controlar el contenido de las vacunas y no guiarse por los papers del laboratorio. Es responsabilidad absoluta del Estado”.

Sin embargo, pasaron más de dos años: “Hasta la fecha estoy con rehabilitación y sin movimientos de las piernas, caminando con andador, quedé con movilización de los miembros superiores, pero persiste la extrema debilidad en los miembros inferiores”, explica la denunciante en el expediente.

«Es AstraZeneca quien debe responder», afirmó su abogado

Su abogado, Pablo Roca, explicó a Puntal: “Para denunciar a AstraZeneca tuvimos que superar una muralla jurídica que interpone la Ley de Vacunas que establece que no se puede accionar contra el laboratorio o productor de la vacuna”.

Hay ya un caso similar radicado en Tribunales de CABA pero es una demanda colectiva, de decenas de damnificados. La de Río Cuarto es la primera de un caso puntual.

Antes habían iniciado un reclamo administrativo por dentro del Ministerio de Salud de la Nación y un fondo de reparación específico, pero que no tuvo respuestas satisfactorias.

Con respecto a los demandados, Roca explicó: “Por lógica jurídica, el que debe responder es el causante del daño; en este caso, entendemos que es el laboratorio”. Y aclaró: “También se demandó al Estado nacional por un imperativo legal. Pero entendemos que AstraZeneca es quien debe responder”.

Con respecto al estado actual de la denuncia, el abogado explicó que “fue presentada ante el Juzgado del doctor Carlos Ochoa y se remitió al fiscal federal para que determine si es competente. Porque, como está demandado el Estado nacional, debe radicarse en un Juzgado Federal y, como Flavia vive en Moldes, es el de Río Cuarto por jurisdicción”, precisó. Ahora deberá también determinarse la competencia de AstraZeneca como demandada.

Qué dijo AstraZeneca con respecto a la denuncia radicada en Río Cuarto

Puntal se contactó con representantes de AstraZeneca para el Cono Sur y de manera formal la empresa envió un comunicado en el que destaca: “Desde AstraZeneca no realizamos comentarios sobre litigios en curso. Extendemos nuestra más profunda solidaridad con cualquier persona que haya perdido a un ser querido o haya informado problemas de salud. La seguridad del paciente es nuestra máxima prioridad y las autoridades reguladoras cuentan con estándares claros y estrictos para garantizar el uso seguro de todos los medicamentos, incluidas las vacunas. A partir del conjunto de pruebas obtenidas en ensayos clínicos y datos del mundo real, se ha demostrado continuamente que la vacuna AstraZeneca-Oxford tiene un perfil de seguridad aceptable y los reguladores afirman sistemáticamente que los beneficios de la vacunación superan los riesgos de posibles efectos secundarios extremadamente raros”, indicaron desde la productora de la vacuna.

Y sumaron: “Según estimaciones independientes, se salvaron más de 6.500 millones de vidas mundialmente en el primer año de uso de la vacuna y se suministraron más de tres mil millones de dosis en todo el mundo, impactando positivamente en el control y manejo de la pandemia”.

Fuente: Puntal