Marca Informativa CBA

julio 25, 2024
Generic selectors
Coincidencia exacta
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors

Detuvieron a los dueños de Conoc por estafas inmobiliarias: habían enterrado documentación

Ezequiel y Verónica Ocaña fueron imputados como coautores de 37 hechos de estafa. La Justicia ordenó utilizar retroexcavadoras para desenterrar la información escondida.

Ezequiel y Verónica Ocaña, dueños de la empresa constructora y desarrollista Conoc, fueron arrestados este martes bajo cargos de obstrucción a la Justicia en el marco de una investigación en su contra.

La firma, que se había declarado en quiebra aproximadamente hace un mes, prometía a sus clientes la realización del sueño de la casa propia a precios accesibles. Sin embargo, tras una serie de denuncias recurrentes, los hermanos Ocaña fueron imputados como coautores en 37 casos de estafa, mientras que Silvio González, Gonzalo Heredia y Anabel Meana fueron imputados como partícipes necesarios en el caso.

Las autoridades se vieron obligadas este martes a utilizar retroexcavadoras para desenterrar documentación que los propietarios de Conoc habían ocultado en una cantera familiar, en un intento de entorpecer la investigación judicial en curso.

Foto: Gentileza.

Carlos Nayi, abogado de algunas de las familias afectadas por el caso Conoc, expresó a Cadena 3 su preocupación: «Cualquier persona física o jurídica puede encontrarse en una situación en la que no pueda cumplir con sus obligaciones en tiempo y forma, pero esto es diferente; hubo un engaño deliberado para inducir a las víctimas a aportar sumas de dinero con compromisos que sabían de antemano que no podrían cumplir».

Las denuncias revelan que numerosas personas invirtieron sus ahorros en viviendas, automóviles y terrenos con la esperanza de obtener su hogar propio, solo para encontrarse con graves fallas estructurales en las propiedades entregadas. Muchas de estas víctimas ya han iniciado acciones legales en un intento por recuperar las sumas invertidas.

Además, los hermanos Ocaña enfrentan acusaciones de haber vendido múltiples veces un mismo lote, sumiendo a sus clientes en la incertidumbre sobre la posibilidad de recuperar algo de lo invertido en la empresa ahora en proceso de quiebra.