Marca Informativa CBA

junio 22, 2024
Generic selectors
Coincidencia exacta
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors

La casa del horror: Es inimputable la mujer acusada de matar a sus hijos en Alta Gracia y será sobreseída

La Justicia determinó que Maricel Pedernera no puede ser sometida a proceso penal. Continúa internada en el Neuropsiquiátrico de Córdoba Capital. Los investigadores aún no logran establecer cómo murieron los dos adolescentes cuyos cuerpos fueron hallados en estado esquelético.

El pasado 26 de abril, Córdoba se estremecía al conocer los detalles de un macabro hallazgo en una vivienda de Alta Gracia, en el valle del Tajamar. Alertados por una llamada, los policías se dirigieron a una casa del barrio Villa Camiares donde encontraron los cadáveres de dos adolescentes de 15 y 16 años en un avanzado estado de descomposición. Los cuerpos, ocultos bajo nailons sobre un sillón, estaban casi esqueléticos y junto a ellos había unos tubos de oxígeno.

Maricel Pedernera, la madre de los jóvenes, se encontraba en un estado de aparente negación, rezando y afirmando que sus hijos estaban dormidos, completamente abstraída del evidente olor a putrefacción. Ese mismo día, la mujer de 40 años fue detenida por orden del fiscal N° 2 de Alta Gracia, Alejandro Peralta Ottonello, bajo la imputación de homicidio calificado agravado por el vínculo.

Inimputable por severas patologías mentales

Para determinar si Pedernera comprendía la criminalidad de sus actos y si era imputable, se ordenaron una serie de peritajes psiquiátricos. Casi un mes después, los resultados de estos estudios interdisciplinarios concluyeron que la mujer padece severas patologías mentales que le impiden comprender sus acciones. En consecuencia, Pedernera fue declarada inimputable y no puede ser sometida a un proceso penal.

Informe de Ariel Zalio.

El fiscal Peralta Ottonello anunció que la madre será sobreseída por inimputabilidad y continuará internada bajo tratamiento psiquiátrico en el Neuropsiquiátrico de barrio Juniors en Córdoba Capital, por orden judicial.

Un misterio sin resolver

A pesar de la decisión judicial sobre la inimputabilidad de Pedernera, la investigación sobre cómo murieron los adolescentes continúa. Los cuerpos se encontraban en tal estado de descomposición que las autoridades estiman que llevaban fallecidos entre tres y cuatro meses, lo que complica la determinación de la causa exacta de la muerte.

Las circunstancias en las que vivían los adolescentes también arrojan luz sobre la tragedia. Desde su nacimiento, las autoridades sanitarias les habían dado pocas esperanzas de vida debido a que dependían completamente de aparatos externos para funciones vitales como respirar y alimentarse. Sin embargo, vivieron hasta los 15 y 16 años al cuidado de sus padres. Hace un año, el padre, un albañil de la zona, se separó de Pedernera y denunció que esta no le permitía acercarse a sus hijos.

Un contexto de abandono y aislamiento

Otro punto crítico de la investigación es que los adolescentes no contaban con el Certificado Médico Oficial que les habría permitido recibir una pensión por discapacidad. Según la Municipalidad de Alta Gracia, no estaban registrados para recibir dicho beneficio. Los vecinos del barrio describieron a los padres como “personas normales” y manifestaron que no se veía a Pedernera ni a sus hijos fuera de la casa desde hacía tiempo.

La situación se complica aún más con la revelación de que Pedernera profería un culto religioso con delirios místicos, evidenciado por la inscripción de “Yeshua” en la puerta de la casa y la presencia de un atrio y una gran cruz en el interior. El padre de los adolescentes fue quien, preocupado por no poder ver a sus hijos, alertó a la policía, desencadenando el descubrimiento de la macabra escena.

Un enigma por resolver

La comunidad de Alta Gracia sigue conmocionada y se pregunta cuál fue el detonante que llevó a Pedernera a un estado mental tan deteriorado. Los investigadores continúan buscando respuestas, mientras que la tragedia de los adolescentes y las circunstancias en las que vivieron y murieron siguen siendo un misterio que persiste en el corazón de Córdoba.