Marca Informativa CBA

junio 17, 2024
Generic selectors
Coincidencia exacta
Buscar en el título
Buscar en el contenido
Post Type Selectors

De Córdoba al mundo: Procer, el invento que cambió la vida de las personas con discapacidad visual para siempre

Fue fundada en 2015 por estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba. Su misión es facilitar las tareas cotidianas y mejorar el desempeño en ámbitos educativos y laborales.

Procer Tecnología fue fundada en 2015 por un grupo de ingenieros de la Universidad Nacional de Córdoba. Desde entonces, se están destacando por desarrollar soluciones innovadoras para personas con discapacidad visual. Su misión es facilitar las tareas cotidianas y mejorar el desempeño en ámbitos educativos y laborales.

La empresa surgió de la inquietud de sus creadores, Manuel Díaz Ferreiro, Mariano Lescano, Julián Guerrero y José Ribodino, sobre cómo las personas ciegas accedían a la educación. Sin tener una conexión personal directa con la discapacidad visual, se enfocaron en devolverle algo a la sociedad a través de un proyecto social. Al equipo, luego se sumaron Eduardo Carrizo, Cecilia Bilic y Franco Sanchez, aportando talento, dedicación, estrategia y financiamiento.

A lo largo de los años, la compañía fue superando múltiples desafíos, incluyendo crisis económicas y la pandemia de Covid-19, para lanzar sucesivas versiones de su dispositivo principal. En 2023, Procer creció significativamente, firmando acuerdos con gobiernos y expandiendo su presencia a 11 países.

Actualmente, la startup cordobesa ofrece dispositivos avanzados como Procer 3, que está diseñado para ayudar a las personas con dificultades en el acceso a la lectura, mejorando su calidad de vida significativamente. Este aparato, permite la captura de imágenes a través de una cámara que puede montarse en un anillo o en un marco de lentes, facilitando la lectura de textos manuscritos, carteles, identificación de envases de productos de uso cotidiano y billetes. Además, contribuye a mejorar el rendimiento laboral y educativo de sus usuarios, ya que permite la captura de grandes volúmenes de texto desde diversas fuentes, como un escáner portátil, un pendrive, la nube o una cámara. Por otra parte, facilita la creación y edición de informes mediante dictado o teclado, permitiendo adjuntar notas de voz y compartir documentos de manera sencilla.

En una entrevista exclusiva con Puntal, Manuel Diaz Ferreiro, uno de los fundadores de Procer, explicó cómo funciona el dispositivo, las diversas barreras que tuvieron que atravesar como empresa, los planes a futuro y más.

  • ¿Cómo y cuándo comenzó todo?

Arrancamos en el año 2015. Todos somos amigos de la facultad. Estudiamos ingeniería en la Universidad Nacional de Córdoba y nos pusimos a averiguar y preguntar cómo hacían las personas ciegas para estudiar. Nosotros empezamos a conectarnos con organizaciones, profesionales y potenciales usuarios para ver si la idea era interesante o si era una porquería. De ahí empezó a gustar y le fuimos dando forma.

  • ¿Tienen alguna conexión personal con la discapacidad visual?

Ninguno de nosotros tiene discapacidad visual, ni familiares, ni conocidos. No tenemos una historia por la cual nos pusimos a hacer esto. Somos bastante creyentes y defensores de la universidad pública. Argentina es uno de los pocos países que tiene universidades públicas y gratuitas. Hacer un proyecto social es una forma de devolverle un poco a la sociedad lo que nos había dado.

  • ¿Cómo financiaron sus primeros desarrollos?

En los inicios, el diputado nacional, Martín Gill, nos consiguió un subsidio para esta idea y a partir de eso, pudimos dedicarnos a trabajar en esto. Empezamos a participar en competencias. Tuvimos la suerte de ganar varias de ellas y de quedar seleccionados por History Channel. Eso nos dio mucha repercusión. Ayudó a que mucha gente se entere de lo que estábamos haciendo. En ese momento, ya no teníamos ni un mango. Se nos cayó una inversión y ahí fue cuando nuestro actual inversor apareció y dijo ‘yo te lo compro por anticipado’. Necesitábamos vender 40 en la preventa y vendimos 70. Con esa plata ya pudimos financiar y empezar a venderlo.

  • ¿Cómo afectaron las crisis económicas y la pandemia a su empresa? El camino no fue nada fácil…

En 2018 lanzamos Procer 2 pero con las corridas cambiarias, se plancharon las ventas. Dentro de todo, pudimos sobrellevarla. En 2020, pre pandemia, quedamos seleccionados para startup Chile. Nos agarró la pandemia en Chile y casi nos fundimos. Después, nos costó mucho reponerse pero lanzamos Procer 3 y eso fue como un salto de calidad importante. A partir de allí, viramos e hicimos un acuerdo con la Municipalidad de Córdoba y con el gobierno Nacional.

  • ¿Qué importancia tuvo el vínculo entre los socios en la supervivencia de esta startup?

La tasa de mortalidad de las startups es altísima. Con mis socios, somos todos amigos. Entonces, cuando se pudre todo, dividimos y vemos hasta cuando podemos. Es siempre más fácil con amigos. Además somos todos de clase media, creo que es una ventaja porque sabes que estás apostando tu tiempo, te podés fundir pero tenés donde parar y donde comer. En Chile la inversión se nos había caído un 24 de diciembre.

  • ¿Qué productos ofrecen y cómo planean seguir innovando?

Nosotros vendemos dispositivos para personas con discapacidad visual y estamos con una plataforma educativa 100% accesible. Ahora vamos a lanzar un curso de Procer con la municipalidad de Córdoba y esa plataforma nos va a ayudar con la tecnología educativa desde una perspectiva que le sirva a cualquier persona, con o sin discapacidad. Procer 3 es como un celular pero no. Tiene una botonera bajo relieve y distintas formas de adquirir la imagen. Puede ser por una camarita que puede ir en el lente o anillo de la persona, un escáner de mano que uno lo puede pasar por la hoja y vos lo escuchas, se le puede dictar, se puede hacer resúmenes. Con la llegada de la IA, le agregamos nuevas funciones como transcripciones de imagen o un asistente educativo.

  • ¿Cómo manejan la actualización de los dispositivos y el precio de los mismos? ¿Cualquiera puede acceder?

Nuestra filosofía es que, mientras el hardware resista, todas las actualizaciones son gratis. Son ideas de los usuarios en general. Cuando se pueda hacer una mejora del hardware, será Procer 40. Hoy el dispositivo tiene un precio de alrededor 2 millones de pesos. Siempre le aconsejamos a la gente que lo tramite por su obra social. Si se lo rechazan, lo puede hacer por la Agencia Nacional de Discapacidad. El tema económico pasa a ser un tema burocrático. No hay una barrera de acceso por la cuestión económica.

  • ¿Cuáles son sus planes de expansión internacional?

A mitad de año, queremos viajar a Estados Unidos para empezar a vender esto de manera más orgánica. Lo mismo con España. Procer 2 antes no estaba maduro para ese mercado. Hoy, Procer 3, si lo está. Actualmente, las ventas en otros países son por redes sociales. Estamos pensando en esa expansión.